La mano moderna surgió antes de lo que se creía
Las manos son una pieza fundamental en la evolución de los homínidos, pues fueron cambiando de un modo decisivo al convertirnos en bípedos y, en suma, conforme fuimos transformándonos en lo que somos ahora. En idioma quevediano, algo así como unos primates a unas manos pegados, de las que tanto dependemos como especie y a nivel individual…

¿Pero, cuándo surgió la mano moderna? En su constante intento por hacer luz sobre este capital aspecto, los paleontólogos andan desesperados buscando restos fósiles lo suficientemnete reveladores. Las más de las veces, en vano. Escasean, es cierto, y precisamente por ello los hallazgos son un notición.

Un individuo alto

Gracias a un pequeño hueso hallado por investigadores del Instituto de la Evolución en África en la Garganta de Olduvai, en Tanzania, se ha descubierto que la mano moderna era más vieja de lo que imaginábamos. Se trata de un hueso de apenas 3,6 cm de longitud, que corresponde a la falange proximal (la más cercana a la palma), que perteneció a la mano de un individuo que vivió hace, al menos, 1.850.000 años.

La mano moderna surgió antes de lo que se creía
El descubrimiento del hueso permite a los científicos, un equipo de paleontólogos españoles, deducir cómo era la persona a la que pertenecía, muy probablemente un homínido de entre 1,70 y 1,80 metros de altura, un aspecto que ha sorprendido a los científicos, pues nuestros ancestros suelen ser bastante más bajitos (el Homo habilis medía más o menos un metro), si bien ello explicaría que pudieran cazar y transportar animales de gran tamaño, apuntan los expertos.

Hasta ahora se creía que la mano moderna había surgido alrededor de medio millon de años antes. El hallazgo se realizó hace un año aproximadamente, pero el estudio no se ha publicado hasta esta semana en la revista Nature Communications.