La materia oscura
La materia oscura es un objeto que no emite o refleja la suficiente radiación electromagnética como para poder ser observa a través de procesos asociados a la luz, sin embargo su existencia puede deducirse gracias a la fuerza que causa en la materia visible como pueden ser las estrellas o las galaxias.

Los científicos solo pueden hacer especulaciones sobre cuál es la naturaleza de la materia oscura y en qué cantidad existe, ya que esta continúa siendo uno de los grandes interrogantes del cosmos. Aunque pueda parecer un hecho sin importancia es clave para determinar el futuro del universo, lo que resulta aún más interesante para los astrónomos.

Asimismo, existe una evidencia de que alguna cantidad de esta materia oscura es no bariónica, es decir que está compuesta por partículas elementales diferentes a los protones, neutrones y electrones. De este modo, la materia oscura se puede clasificar en distintos tipos: la materia oscura bariónica y no bariónica que a su vez se divide en materia oscura caliente, templada y fría. Aunque claro está todo esto son conjeturas de los científicos derivadas de los datos obtenidos de diferentes estudios.

Una de las pruebas que ayudan a confirmar la existencia de la materia oscura procede del movimiento de galaxias y de gas caliente en cúmulos de galaxias, aunque ninguna de estas observaciones ayuda a determinar la naturaleza de esta materia.

Otro dato que explicaría la presencia de este elemento en el universo está en las curvas de rotación de las galaxias espirales. Si no existiera materia oscura, a una distancia considerable del centro de cualquier galaxia, la velocidad debería ser proporcional al radio o distancia galáctica.

Se trata por lo tanto de uno de los grandes desafíos científicos que esperan ser resueltos gracias al avance de las nuevas tecnologías que permitan detectar este tipo de objetos que no emiten ni absorben luz.