La NASA encuentra agua y materia orgánica en Mercurio
Mercurio es el planeta que orbita más cerca del Sol, por eso mismo es el más caliente. Gira a una distancia de 58 millones de kilómetros, lo suficiente para que su temperatura ecuatorial ronde los 450 grados de temperatura.

Pero aún así, contiene materia orgánica y agua: así lo ha confirmado la sonda Messenger de la NASA. Hay hielo en lo profundo de los cráteres y este hielo contiene compuestos orgánicos. Es una noticia histórica.

Tres estudios publicados en la revista Science han refrendado la noticia, este fabuloso descubrimiento. Ha sido el espectómetro de neutrones de la sonda Messenger la que ha aportado los datos.

De modo que, contra todo pronóstico, Mercurio se ha erigido como el primer planeta de condiciones extremas que nos ofrece una noticia tan asombrosa, cuyas implicaciones van mucho más allá de lo que creemos. De hecho, si allí hay agua y bajo esas condiciones existen compuestos orgánicos, se puede inferir que el agua y los compuestos son algo propio del universo y no exclusivo de la Tierra.

El hielo es extremadamente abundante

Efectivamente, la cantidad de hielo que ha detectado la sonda Messenger en los polos es muy abundante: la concentración de hidrógeno en la capa enterrada de ciertos cráteres es consistente con la existencia de hielo de agua prácticamente puro.

En cuanto a los compuestos orgánicos, parece que llegaron a Mercurio debido a los choques de diversos asteroides y que se han conservado en estas regiones, oscurecidos aún así por la radiación del sol que les llega de refilón.

A partir de este descubrimiento se abre una cantidad notable de cuestiones por responder. ¿Cómo han evolucionado esos materiales orgánicos? ¿Se han mezclado con agua en estado líquido?

En definitiva, estamos ante un descubrimiento histórico.