La NASA niega que el 21 de diciembre vaya a ocurrir el Fin del Mundo
Se acerca el día señalado. El día del que todo el mundo ha hablado en los últimos años. El 21 de diciembre, fecha en la que, supuestamente y según el calendario de los Mayas, se va a acabar el mundo.

Pero no todos lo tienen tan claro. La NASA ha querido salir al paso con una declaración contundente para afirmar lo que ya parecía evidente: que el mundo no se va a acabar el 21 de diciembre de 2012, y que no hay pruebas sólidas para afirmar lo contrario.

Los rumores se estaban extendiendo y hacía falta una voz de autoridad para detener este despropósito. Queda claro, pues, que el 21 de diciembre no va a ocurrir nada: será un día como cualquier otro.

En efecto, el 21 de diciembre, solsticio de invierno, termina un ciclo del calendario Maya. Sin embargo, los propios Mayas no asociaron ningún evento apocalíptico a dicha fecha, tan sólo un cambio de ciclo. De manera que, el temor real ahora se ha desplazado hacia algo más grave: las tendencias suicidas de ciertas personas que están dispuestas a quitarse la vida antes de que llegue el día señalado.

La llegada de Nibiru

Entre las varias creencias apócrifas, existe una según la cual va a aparecer un cometa o asteroide que destruirá la Tierra. Este cometa recibe el nombre de Nibiru. Sin embargo, a falta de tres semanas para el evento, no hay ningún dato acerca de un posible asteroide que se esté acercando a la Tierra.

El mayor peligro hipotético ocurrirá el 13 de febrero del año que viene, cuando una roca pasará a considerable distancia de la nuestra.

De manera que no hay nada que temer, pero la espiral de rumores había alcanzado tal cota que las palabras de la NASA han resultado, desde luego, oportunas.