La onda expansiva del meteorito de Rusia dio dos veces la vuelta al mundo
Todos recordaremos el 15 de febrero de 2013 por la bola de fuego que atravesó los cielos de Rusia provocando graves desastres.

Se trataba de una roca de apenas 17 metros y 10.000 toneladas cuya explosión, sin embargo, fue tan poderosa, que generó una onda expansiva que dio dos veces la vuelta a la Tierra. A continuación, analizamos este hecho al detalle.

Ha sido una investigación publicada en Geophysical Research Letters la que ha confirmado que la onda expansiva dio dos veces la vuelta a nuestro planeta. En efecto, la explosión fue tan importante que causó más de 1.000 heridos.

Parece ser que la energía del impacto del meteorito fue equivalente a 460 kilotones de TNT. Esto quiere decir que, sin duda, se trata de la explosión más potente registrada desde lo tiempos de Tunguska (ocurrida en 1908).

En aquella ocasión, la explosión fue mil veces más potente que la bomba de Hiroshima y arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de terreno.

El meteoro de Chelyabinsk provocó retornos de infrasonido a distancias de hasta 85.000 kilómetros y más de 20 estaciones lo detectaron. Al parecer, todavía había señales de la onda expansiva casi tres días después del evento.

La onda expansiva del meteorito de Rusia dio dos veces la vuelta al mundo

Una coincidencia peligrosa

Curiosamente, el mismo día del incidente, otro asteroide, el 2012 DA14, sobrevoló la atmósfera de la Tierra y a punto estuvo de chocar con ella. La casualidad fue increíble.

Supuestamente, el meteoro no tuvo nada que ver con el asteroide. El primero proviene de una familia de asteroides conocida como Apolo, el segundo fue un hecho casual que, de haber chocado contra la Tierra, hubiese significado, sencillamente, el final de la humanidad tal y como la entendemos.