Dryomomys szalayi, la primera especie de los primates
Dryomomys szalayi es el nombre del primate más antiguo del mundo cuyos restos fueron encontrados en las proximidades del Parque Nacional Yellowstone en Estados Unidos. Según el experto en paleontología, Jonathan Bloch, el descubrimiento sitúa al curioso animal en la base del árbol evolutivo de los primates, es decir el primer miembro de la familia.

La prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), afirma que el origen de la gran familia de los primates, de donde también procede el ser humano, se remonta a unos 55 y 65 millones de años atrás, poco después de la extinción de los dinosaurios.

En total se analizaron para el estudio 173 características diferentes de más de 85 primates y lémures, algunos ya extinguidos y otros actuales. Además, investigaron el interior de los cráneos con el máximo detalle y cuidado posible con ayuda de una Tomografía Computerizada.

El nombre primates se empleó por primera vez en 1758 en Linneo que en latín quiere decir “primeros”. Linneo incluyó en este orden también a los humanos, a los monos antropomorfos, los monos del viejo mundo y los monos de nuevo mundo, distinguiéndoles además del resto de los mamíferos, a los que llamó “secundates” y de todos los demás “tertiates”.

El propósito de esto era distinguir que los monos son los animales más semejantes a los seres humanos y que junto con ellos, son los primeros organismos en la escala zoológica y los más completamente desarrollados del mundo animal.

Aunque no fue hasta la llegada de Darwin cuando surgió la firma y establecida teoría evolutiva de afirma que los monos son antepasados de los seres humanos. Algunas de las semejanzas más evidentes físicamente son que los primates tienen cinco dedos, un patrón dental común y un diseño corporal semejante, sus instintos innatos y su comportamiento son otros factores que ayudan a relacionar ambas especies.