La psicología y la adicción al tabaco
Como es muy habitual al empezar el año, comienzan los típicos propósitos tales como dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, llevar un estilo de vida mucho más saludable y aprender un nuevo idioma.

El endurecimiento de la ley antitabaco ha motivado a muchas personas a dejar este vicio de una vez por todas. Sin embargo, se sabe que en la adicción al tabaco existe un componente psicológico que es determinante, y así lo ha revelado un estudio de la Universidad de Tel Aviv en Israel.

Los parches y chicles de nicotina son los métodos más comunes para dejar de fumar, aunque en la mayoría de los casos resultan poco efectivos. Esto se debe a que algunas personas resisten mejor la tentación de fumar, lo que demuestra que en el tabaquismo es más importante el factor psicosocial, que los efectos fisiológicos de la nicotina como sustancia adictiva.

Así lo afirman los expertos de la universidad de Israel tras comprobar los resultados de la investigación donde monitorizaron la ansiedad por fumar del personal de vuelo de una determinada aerolínea.

Los expertos llegaron a la conclusión de que la duración del vuelo no tenía nada que ver con las ganas de fumar, puesto que los participantes mostraban un nivel de estrés similar en los vuelos cortos que en los largos.

Sin embargo, a medida que se acercaba el momento del aterrizaje, la ansiedad de los participantes, tanto hombres como mujeres, comenzaban a incrementarse notablemente, sin importar la duración del vuelo.

Esta situación explica que el deseo de fumar está producido por estímulos psicológicos en vez de por la adicción a la nicotina. Este hallazgo sería determinante para ayudar a personas a abandonar este vicio, ya que como se ha demostrado en numerosas situaciones, los parches y los chicles, entre otros muchos métodos contra el tabaco son poco efectivos.