La somnifobia, el miedo a quedarse dormido… y no despertar
La palabreja somnifobia no debe asustarnos, pues simplemente es la suma de dos palabras, sueño y fobia, por lo que significa miedo a dormir. Lo que sí debemos temer es padecerlo, al menos si no se toman medidas a tiempo para acabar con este estresante problema que acaba por convertirse en una fobia y desencadena un deterioro físico y mental importantes.

Sus causas obedecen a razones muy distintas pero generalmente se tiene miedo a tener pesadillas o bien a soñar algo que desencadene luego una ansiedad extrema, incluso a no despertar. De este modo, las personas que sufren somnifobia pueden tener sueños relacionados con la locura, la muerte u otros aspectos negativos de la existencia o relacionados con su propia biografía.

Alucinaciones y delirios

Al no querer dormir, se evita ese momento, con lo que conforme avanza la noche la ansiedad va creciendo, pues se necesita descansar pero algo les impide cerrar los ojos y abandonarse al sueño. En casos extremos no se duerme nada, con lo que ello supone para la vida laboral y personal, si bien el problema principal es cómo afecta la falta de sueño a la salud.

El tratamiento psicológico puede hacerse necesario, si bien todavía hay un gran desconocimiento sobre esta fobia a nivel científico. Básicamente, se aborda enfrentando al paciente a sus miedos mas profundos, en ocasiones superando traumas y en otras mejorando algunos aspectos de su vida.

La somnifobia, el miedo a quedarse dormido… y no despertar
Las alucinaciones y los delirios sólo se dan en casos graves de somnifobia y, puesto que se trata de una reacción irracional que no pueden controlar también sus raíces se relacionan con aspectos tan diferentes como personas la sufren, entre otros creer que van a morir durante el sueño o a dejar de respirar debido a una pesadilla que viven como real.