La sonda espacial Voyager saldrá del Sistema Solar en cuestión de meses
Hace unas semanas apareció en los periódicos una noticia que se adelantaba a la realidad. Se anunciaba que la sonda Voyager 1, treinta y cinco años después de su lanzamiento, había salido del Sistema Solar y se había adentrado en el espacio profundo.

Sin duda, esta noticia es falsa. La sonda no ha alcanzado aún este objetivo, pero está a punto de hacerlo, según revela un artículo de la revista Nature.

Voyager 1 fue lanzada al espacio el 5 de septiembre de 1977. Su objetivo era estudiar los límites del sistema solar, un lugar al que nadie, excepto ella y su hermana la Voyager II, ha llegado nunca. Más allá de los planetas conocidos, debía investigar la zona del cinturón de Kuiper, el lugar donde se residen los cometas de nuestro sistema.

El estudio, liderado por Robert Decker, astrofísico de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, afirma que la sonda aún no ha cruzado el límite del sistema solar.

En dicho límite se encuentra la heliopausa, una región en la que el viento solar emitido por nuestro astro se une con el espacio profundo. Es ahí donde está indicada la frontera con el resto del universo. Esta frontera cambia según el ciclo solar: se expande y se contrae en función de la actividad del sol.

Hasta ahora, el Voyager 1 ha recorrido 18.000 millones de kilómetros y tiene energía para seguir funcionando hasta 2025. El aparato, por si acaso, lleva un disco con muestras de música, fotos y sonidos para un hipotético contacto extraterrestre.

Así pues, según indican todos los datos, la salida del sistema solar se producirá en cuestión de meses, pero aún no se ha certificado. Sin duda, se trata de todo un hito en la investigación del espacio profundo.