La tecnología de hologramas
Un grupo de científicos de la Universidad de Arizona en Estados Unidos parece que están muy cerca de conseguir que la tecnología de hologramas sea una realidad y no solo el medio de comunicación de muchas películas de ciencia ficción.

Esta peculiar vía de comunicación permite proyectar una imagen en movimiento, en tres dimensiones y en tiempo real, sin importar el lugar donde se encuentran cualquiera de las personas que mantienen la comunicación. Los dos mayores obstáculos a la hora de desarrollar esta innovadora tecnología es la insuficiente potencia del ordenador capaz de generar esta imagen tridimensional, y la falta de un medio de grabación de hologramas de calidad y resolución.

El funcionamiento de estos hologramas se basa en una batería de cámaras, cada una de ellas capta el objeto desde una perspectiva diferente, de esta forma cuantas más cámaras se utilicen mayor será la calidad de las imágenes.

Un láser es el encargado de codificar la información y convertirla en pulsos de luz, es decir en píxeles holográficos. El resultado se graba en una pantalla donde se almacena la imagen y se configura. Una vez concluida la comunicación, el holograma se desvanece por sí solo.

Un holograma tiene mucha más información sobre la forma del objeto que cualquier simple fotografía, puesto que se puede ver en relieve, es decir en tres dimensiones. Esta tecnología permite incluso obtener diferentes perspectivas del objeto en cuestión.

Todavía es pronto para que podamos disfrutar en nuestros hogares de esta innovadora tecnología, que además de fines publicitarios y de entretenimiento también sería de gran utilidad para la medicina. En este caso los médicos podrían participar en intervenciones quirúrgicas en cualquier parte del mundo. Lo que parecía un sueño inalcanzable típico de películas como Avatar o La Guerra de las Galaxias, está más cerca de convertirse en una realidad.