La tormenta más grande del universo
Con unas impresionantes dimensiones que podrían duplicar el tamaño de la Tierra, y ser más extensa que cualquier otro fenómeno atmosférico de nuestro planeta, la tormenta descubierta en una enana marrón cercana a la Tierra presume de ser la más grande del universo. A estas conclusiones ha llegado un grupo de astrónomos de la Universidad de Toronto en Canadá, después de estudiar los cambios de brillo de este fenómeno atmosférico.

Un hallazgo clave que podría aportar nuevos y sorprendentes datos acerca de los fenómenos meteorológicos en otros planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Por el momento, se sabe que esta tormenta podría ser mayor que la popular Gran Mancha Roja de Júpiter, es decir el mayor vórtice anti-clónico de Júpiter que podría existir desde hace más de 300 años.

Mientras observaban desde el Observatorio Las Campanas de Chile a las enanas marrones, que son unas estrellas fallidas con masa insuficiente para provocar reacciones nucleares en su interior, los astrónomos descubrieron cambios en el brillo de una de estas enanas, hasta el momento desconocidos. Unas variaciones luminosas demasiado rápidas e intensas, ya que en menos de ocho horas la tormenta podía cambiar hasta en un 30% la intensidad de su luz.

Cambios importantes en su brillo

Desde un punto de vista teórico, los astrónomos canadienses piensan que las nubes formadas en la enana marrón son fruto de la condensación de unos pequeños granos de polvo de silicatos y metales. Asimismo, también se sabe que el patrón de nubes de su atmósfera evoluciona con el paso del tiempo, tal y como demuestran los resultados de las últimas observaciones, en las que el brillo de la enana marrón habría experimentado cambios en su profundidad y perfil.

Este hallazgo ha sido posible gracias a la cámara infrarroja del telescopio de 2,5 metros del Observatorio Las Campanas. Una herramienta clave en el descubrimiento de la tormenta más grande del universo, al menos hasta el momento.