Las ballenas jorobadas, tan precisas como un GPS
Desde que se inventó el Sistema de Posicionamiento Global, más conocido como GPS, hasta los más despistados y con problemas de orientación consiguen encontrar su destino, a pesar de las posibles dificultades y obstáculos que puedan encontrarse por el camino. No cabe duda de que en este sentido, el imparable desarrollo de las nuevas tecnologías ha sido determinante para hacer mucho más fácil situaciones de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, la madre naturaleza es muy sabia y ha dotado a las ballenas jorobadas de una precisión tan exacta como la de un GPS.

Al menos esto es lo que ha conseguido demostrar el reciente estudio elaborado por un grupo de científicos neozelandeses de la Universidad de Canterbury, que han averiguado que las ballenas jorobadas pueden navegar durante semanas y miles de kilómetros en línea recta con la misma precisión que uno de estos dispositivos de posicionamiento. Estas capacidades también son compartidas por otros animales marinos como por ejemplo los tiburones y los pingüinos, pero la principal diferencia es que las ballenas son capaces de mantener el mismo rumbo en grandes distancias.

Según afirman los científicos, las ballenas jorobadas se ayudarían de los campos magnéticos de la Tierra y de la posición del Sol o de cualquier otro cuerpo celeste para poder orientarse, tal y como hacen otros animales. Sin embargo todavía existe una cuestión muy importante por aclarar: cómo logran las ballenas mantener siempre esta precisión, a pesar de las corrientes marinas y otras variaciones meteorológicas. Otro aspecto que tampoco está del todo claro es si las rutas migratorias se transmiten de generación a generación, y si los patrones responden a unos determinados cambios en esos campos magnéticos, hormonales o cualquier otro factor.