Las Cuadrántidas, la primera lluvia de estrellas del año
Empieza el año 2014. Y, tal y como aseguran los astrónomos, se presenta como un año repleto de eventos celestes que merecerá la pena no perderse. De hecho, en estos primeros días, podremos observar uno de los más importantes del año: las Cuadrántidas.

Se trata de la lluvia de meteoros más potente del año, tan sólo superada por las Gemínidas (que tuvieron lugar en diciembre). A continuación, os ofrecemos las instrucciones y claves para observar esta lluvia de estrellas que nos permitirá ver hasta 200 meteoros por hora.

Las Cuadrántidas de observan del 1 al 5 de enero. La máxima actividad tiene lugar el 3 de enero. Se pueden observar entre 120 y 200 meteoros por hora, un nivel equiparable a las lluvias de estrellas más importantes del año.

En este caso, las Cuadrántidas tienen un plus añadido. Sus meteoros son lentos y esto provoca que sean más vistosos de lo habitual. En efecto, se prevé que las estelas de dichos meteoros duren más tiempo en el cielo. Estos meteoros viajan a 41 kilómetros por segundo, mientras que la media habitual es de 72 kilómetros por segundo.

El nombre de las lluvias de estrellas se les suele atribuir por la constelación de la que, en apariencia, parecen llegar los meteoros. Sin embargo, no existe la constelación del Cuadrante: aquí estamos ante una excepción.

El nombre de las Cuadrántidas tiene un origen particular. Proviene de su radiante, situado en una constelación que ya no existe: Quadrans Muralis. La estrella más importante de esta constelación es una estrella débil de magnitud 4,95: CL Draconis, apenas visible en el firmamento.

Las Cuadrántidas, la primera lluvia de estrellas del año

Cómo ver la lluvia de las Cuadrántidas

La lluvia de las Cuadrántidas proviene, en realidad, de un asteroide, el 2003 EH1, que alcanzará su punto más cercano al Sol el 12 de marzo de 2014.

Para verlas se recomienda apartarse de las ciudades y situarse en un lugar sin contaminación lumínica. Afortunadamente, la Luna el 3 de enero apenas será luminosa, lo cual favorecerá la visión.

Dicha luna se ocultará en el horizonte a las 20h del 3 de enero. En ese momento debemos mirar hacia el este. El radiante aparecerá por el horizonte a la 1 de la madrugada. Sin embargo, los meteoros podrán verse en cualquier parte del firmamento. Los astrónomos aconsejan fijarse en las constelaciones de Boyero y Dragón, cercanas al radiante, a partir de la madrugada.