Las neuronas y los comportamientos agresivos y sexuales
La ciencia puede ser muy divertida e interesante, al menos eso se desprende de estudios tan sorprendentes como el que ha realizado un grupo de expertos de distintos centros y laboratorios de Estados Unidos, que ha logrado identificar el punto de unión existente entre el sexo y la violencia.

La clave de los distintos comportamientos en las relaciones sexuales y en las actitudes más agresivas de algunos individuos se encuentra en una red neuronal localizada en una zona determinada del hipotálamo. A esta conclusión han llegado tras realizar distintos experimentos con ratones, cuyas neuronas se activaban durante un ataque agresivo, mientras que durante el apareamiento se inhibían considerablemente.

Por el momento el estudio sólo se ha realizado en estos animales de laboratorio, pero en opinión de los científicos este hallazgo podría ser suficiente para explicar la estrecha relación que existe entre el sexo y la violencia, dos comportamientos que están muy presentes en muchas actitudes de algunos seres humanos, aunque en unas personas mucho más que en otras.

Esta investigación también plantea el interrogante acerca de la posibilidad de manipular las neuronas responsables de estos comportamientos, y así reducir la violencia de algunas personas. Los científicos respondieron a esta cuestión gracias a un experimento que se centró en estudiar y tratar el hipotálamo de los ratones. De tal manera que después de una semana de tratamiento, el 25% de los animales más agresivos redujeron su nivel de violencia.

El estudio nos abre las puertas a la posibilidad de modificar el comportamiento humano, algo que ya nos sugería la famosa novela de Anthony Burgess, La Naranja Mecánica, llevada al cine por el genial director Stanley Kubrick. De nuevo se abre el debate acerca de este supuesto científico, lo que en futuro podría llegar a ser un tratamiento muy importante para tratar aquellos casos de violencia extrema.