Las plantas limpian nuestro aire contaminado
La importancia de las plantas es nuestras vidas es de sobra conocida por todos, sin embargo un reciente estudio ha desvelado un nuevo dato no tan conocido, pero de vital importancia. Y es que las plantas limpian nuestro aire de elementos contaminantes. Además de la belleza paisajística que ofrecen los bosques de nuestro planeta, también contribuyen a eliminar los productos contaminantes químicos en un tercio más de lo que antes se creía.

Un estudio del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Colorado, en Estados Unidos, ha logrado hacer este interesante descubrimiento a través de estudios de expresión de genes y modelos computacionales.

Las plantas consumen ciertos contaminantes químicos atmosféricos, lo que contribuye a limpiar nuestra atmósfera mucho más de lo que la comunidad científica pensaba en un principio, pero una duda importante entre los expertos es saber cómo podían las plantas absorber compuestos químicos.

Para analizar esto, los científicos se centraron en el álamo blanco, gracias al cual descubrieron que cuando los árboles estaban sometidos a estrés, ya sea por una herida o por permanecer expuestos a sustancias perjudiciales como el ozono, comenzaban a absorber mayores cantidades de estos productos contaminantes.

Un dato que ha sorprendido especialmente a los científicos es que cuanto más contaminado está el aire por los compuestos orgánicos volátiles oxigenados (VOC en inglés), más cantidades absorben nuestros árboles y plantas. Aunque como es lógico, hay un momento en el que la planta está tan saturada que ya no puede absorber más.

Todo esto es debido a que las plantas producen sustancias químicas para poder protegerse a ellas mismas de amenazas, como por ejemplo los insectos que las atacan. Aunque si las cantidades son demasiado elevadas, se vuelven tóxicas y perjudican seriamente su salud. De hecho, si continuamos contaminando el planeta al ritmo que lo estamos haciendo ahora, todos nuestros bosques habrán desaparecido dentro de 50 o 100 años.