Las tres estrellas más curiosas de nuestra galaxia
Las estrellas son fuente de energía y básicas para la existencia de la vida. Pero no todas son como nuestro querido Sol. Existen en el universo profundo gigantes destructivos, pequeñas estrellas con masas increíbles y toda clase de maravillas por el estilo.

A continuación, repasamos las tres estrellas más curiosas que existen en nuestra galaxia. Un recorrido por lo misterioso y lo desconocido. Vamos allá.

La estrella más fría

La estrella más fría conocida es CFBDSIR 1458 10b (qué nombre más horroroso, por cierto). Si nuestro Sol tiene una temperatura superficial de 6.500 grados y de 15 millones de grados en el núcleo, esta estrella tiene una temperatura superficial de 100 grados (algo así como agua hirviendo).

Es una estrella híbrida, pues también podría ser considerada como un planeta. En resumen, es un aborto de estrella. Así mismo la definen los científicos, pues no es capaz de producir reacciones nucleares en su núcleo debido a su baja temperatura.

Para tener reacciones nucleares hace falta una temperatura mucho mayor y una masa entre 13 y 80 veces la del planeta Júpiter.

La estrella más caliente

Por otro lado, la estrella más caliente que conocemos se encuentra en NGC 2440, una nebulosa planetaria. Se trata de una enana blanca densa, apenas tres veces mayor que la Tierra, cuya temperatura superficial ronda los 200.000 grados.

Se encuentra a 4.000 años luz y su nombre es HD62166H. Está situada en la constelación austral de Popa. Apenas tiene una magnitud 17,5, por lo que solo puede verse con telescopios de gran potencia. Sin embargo, su luminosidad es 1.100 más poderosa que la del Sol.

Las tres estrellas más curiosas de nuestra galaxia

La estrella más Grande

Acabamos con la estrella más grande. Desde luego, lo titánico y gigantesco siempre nos cautiva. Y la estrella más grande conocida es un absoluto mastodonte: NML Cygni. Se encuentra a 5.500 años luz en la constelación boreal del Cisne. Nuestro Sol, cuyo diámetro es de 1.400.000 kilómetros, apena sería un puntito junto a ella. En efecto, el diámetro de Cygni ronda los 2.500.000.000. km. Es decir, es 1.785 veces más grande que el Sol.

En su interior cabrían 5.700 estrellas como el Sol. Es decir, los tamaños son alucinantes. De estar en el Sistema Solar, ocuparía espacio hasta la órbita de Urano. Brutal.