Líquenes que sobreviven en Marte
¿Hubo vida en Marte? ¿Puede llegar a haberla? Estas preguntas, que se deslizan de la ciencia ficción a la ciencia real, parece que tienen una respuesta afirmativa, siempre con todas las cautelas, desde luego. Pero lo cierto es que cuanto más se indaga en aspecto relativos a estas cuestiones, más claro parece que sí, que en Marte sí se dan condiciones que posibilitan el desarrollo de organismos vivos.

Lo último a este respecto es un hallazgo presentado en la Unión Europea de Geociencias por el científico Jean Pierre de Vera, integrante del Instituto de Investigación Planetaria de Berlín. El equipo de este investigador ha logrado que unos líquenes no sólo sobrevivan en una simulación del ambiente marciano, sino que además estos líquenes han hecho la fotosíntesis, con lo que se abren las puertas a todo un abanico de posibilidades e hipótesis fascinantes.

Los líquenes son probablemente los seres vivos con mayor capacidad de adaptación del planeta, ya que pueden ser encontrados tanto en ambientes tropicales como en entornos polares. Las muestras seleccionadas estuvieron en una cámara que reproducía las condiciones del planeta rojo –Laboratorio de Simulación de Marte- por un periodo de 18 meses y se observó que llegaban a realizar la fotosíntesis en un espacio de tiempo de hasta 34 días.

Estos resultados deben ser tomados con toda la cautela, aunque es cierto que, una vez más, parece apuntarse a la posibilidad de que hubiera habido vida en Marte. La Tierra y Marte se formaron hace unos 4.600 millones de años y se considera que en sus primeros 800 millones de años el planeta rojo pudo haber albergado distintas formas de vida, ya que sus condiciones climáticas no eran ni mucho menos tan extremas y, según se ha comprobado, por aquel entonces tenía agua.

La búsqueda de rastros de vida exterior no se limita a Marte. Las lunas de Júpiter, en particular Ganimedes –el satélite más grande del Sistema Solar y el único con campo magnético propio- será destino de una futura expedición. Asimismo, Titán, satélite de Saturno, también está en el punto de mira de los científicos que indagan la posibilidad de vida extraterrestre, ya que, bajo su superficie de metano y etano podría albergar una importante masa de agua, elemento asociado a la existencia de vida.