Llamaradas solares golpean la Tierra
En los últimos años, el Sol se ha convertido en un importante objeto de estudio para la comunidad científica y para muchos aficionados a la astronomía. El nuevo ciclo de vida del astro rey ha centrado muchas investigaciones, que tratan de determinar los posibles efectos de los cambios que está experimentando el Sol, y uno de los más importantes son las llamaradas solares que están envistiendo a muchos planetas de la Vía Láctea, y entre ellos la Tierra.

Una de estas llamaradas solares, la más potente hasta el momento, impactó contra el campo magnético de nuestro planeta, el domingo 22 de enero, obsequiándonos con un espectáculo de sobrecogedora belleza. Impresionantes auroras que cubrieron nuestro cielo con múltiples colores, y que pudieron verse en Rusia, Dinamarca, Escocia, Inglaterra y Noruega.

Sin embargo, no es la primera llamarada que ha golpeado la Tierra y tampoco será la última, aunque por el momento sí ha sido la más potente de todas. Los científicos confirman que la mancha solar 1401 es la culpable de estas llamaradas. Un fenómeno que ha despertado el interés de muchos científicos, ya que el impacto de estas llamaradas podría provocar un evento tecnológico de consecuencias catastróficas.

El riesgo de una tormenta solar es cada vez mayor, al igual que la probabilidad de que afecte a las infraestructuras terrestres. Las redes eléctricas, las telecomunicaciones, la navegación por satélite, los medios de comunicación, los transportes aéreos y marítimos o las redes de suministros básicos, podrían verse afectados seriamente.

Un buen ejemplo de la impresionante potencia de la llamarada solar del pasado domingo 22 de enero, es la espectacular imagen que acompaña a nuestro artículo de hoy. Un fenómeno que ha provocado que muchos centros de investigaciones, como la NASA, comiencen a estudiar la actividad solar y en concreto la mancha 1401, la principal culpable de esta situación.