Lluvia de meteoritos y el comienzo de la vida
La Agencia Espacial Norteamericana ha detectado una lluvia de cometas en un sistema con unas características muy similares a nuestro Sistema Solar de hace varios millones de años. Según los científicos, este fenómeno conocido como bombardeo intenso tardío pudo haber traído agua y otros elementos vitales a la Tierra, haciendo posible así la vida.

Para los astrónomos de la NASA este descubrimiento puede ayudarnos a entender cómo se produjo la lluvia de cometas y objetos helados que cayeron sobre nuestro sistema, golpeando a los planetas y provocando grandes cantidades de polvo y otros materiales. Un fenómeno producido también en el Sistema Solar cercano, Eta Corvi, que tiene alrededor de mil millones de años de antigüedad, es decir la edad adecuada para que se produzca una tormenta de estas características.

Para realizar este importante hallazgo, los expertos utilizaron el innovador telescopio espacial Spitzer, cuyos poderosos infrarrojos han permitido analizar la luz procedente del polvo de esta lluvia de cometas. En el interior de estos cuerpos celestes se han detectado huellas químicas de hielo de agua, de materia orgánica y de roca, que sugiere que puede proceder de un cometa de grandes dimensiones.

Asimismo, estas características también son similares a las del meteorito Almahata Sitta, que cayó en la Tierra, concretamente en Sudán, el pasado año 2008. Una similitud muy interesante, ya que según los científicos es una prueba de que estos meteoritos pudieron haberse formado en un lugar próximo. El Sistema Solar tiene una región similar de asteroides que es conocida como Cinturón de Kuiper, en la que flotan los restos de materia helada y rocosa provocados por la formación de los planetas, hace unos 4.500 millones de años.

Gracias a esta lluvia de meteoritos en un Sistema Solar próximo, los astrónomos de la NASA podrán averiguar más datos acerca de los materiales y cuerpos que ayudaron a crear vida en nuestro planeta.