Los animales más raros del mundo
La naturaleza es sabia pero también rara y muy peculiar, ya que en determinados puntos de la geografía mundial existen algunas especies de animales cuya fealdad es tan desconcertante como curiosa. Y un ejemplo perfecto de esto es el Proboscis monkey, también conocido como mono de nariz larga, típico de Borneo, la tercera mayor isla del mundo situada en el sudeste de Asia.

Según los expertos el gran tamaño de su peculiar fisionomía no es una casualidad de la evolución, sino que se trata de un poderoso reclamo sexual para las hembras de su misma especie. Aunque un animal todavía más extraño que este curioso primate es la salamandra que habita en el lago Texcoco en México, que parece un duende recién salido de la imaginación infantil o de la mente más creativa.


Los animales más raros del mundo
El nombre científico de esta especie es Ambystoma Mexicanum, y lo más sorprendente de todo no es su aspecto, sino que el simpático animal tiene la extraordinaria capacidad de regenerar diversas partes de su cuerpo.

Los animales más raros del mundo
La lista de animales raros no termina aquí, otra especie insólita es el lagarto volador de Australia, cuyo nombre se debe a que su cuello despliega una especie de alas que ayudan a desplazarse mediante asombrosos saltos. Aunque en contra de lo que muchas personas creen, el animal no puede volar.

No cabe duda de que estos animales tan interesantes como chocantes llaman la atención de muchas personas, incluso de los más estudiosos. Y es que su peculiar aspecto no deja a nadie indiferente, y desde luego no son los animales más adecuados para tenerlos como mascotas, en muchos casos podrían llegar a asustar a nuestras visitas. Si embargo, todas estas aparentemente rarezas tienen una explicación, ya que la evolución hace que cada ser vivo desarrolle unas características específicas para poder adaptarse a su entorno y sobrevivir.