Los cambios de la vegetación ibérica
Nuestro territorio ibérico es muy afortunado gracias a la presencia de unas extraordinarias especies animales y vegetales características de la zona. Gracias a un estudio publicado por una revista especializada sobre botánica y paleontología, ahora tenemos más información y datos curiosos acerca de las primeras flores completas de la Península Ibérica que han sufrido numerosos cambios climáticos durante los últimos 400 millones de años.

La espectacular diversificación y la supervivencia de miles de especies que se han tenido que adaptar a los diferentes climas de nuestro territorio son los protagonistas del artículo. Se trata de un completo trabajo sobre la flora ibérica con nuevos y sorprendentes hallazgos.

Hay que recordar que en otros períodos nuestra península ha sufrido cambios puesto que ha sido una gran isla, una península con muchas islas alrededor o un grupo de pequeños islotes. Asimismo, en algunos momentos estaba cerca del ecuador y otros, más próxima al hemisferio norte como sucede en la actualidad. Por lo tanto, debido a su posición nuestro planeta ha disfrutado de climas tropicales y subtropicales.

En las flores actuales todavía existen pruebas de aquella etapa histórica. En estos 400 años millones de años, nuestra flora ha vivido momentos de gran biodiversidad peninsular. Los científicos han descubierto que en otros momentos del pasado existían árboles de 50 metros de altura con especies únicas.

El ambiente húmedo y cálido era ideal para favorecer el crecimiento de todo tipo de plantas exclusivas de nuestro territorio. Hace 200 y 65 millones de años, el territorio era insular, lo que provocó que existieran muchas especies únicas donde predominaban las plantas coníferas, los pinos, las secuoyas y las araucarias.

Un detalle curioso es que las flores de la Península son las más primitivas y las mejor conservadas de todas las que se conocen. Tal y como afirman los científicos, la vegetación está en continuo cambio debido a la influencia del ser humano y del clima, por lo tanto no es posible volver a un bosque primitivo.