Los cohetes reutilizables para hacer turismo espacial, cada vez más cerca
Los cohetes reutilizables para usos tan mundanos como el transporte de mercancías o el turismo espacial podrían empezar a ser una realidad antes de lo que imaginamos.

Reutilizar los cohetes supondrá un gran ahorro para la industria aeroespacial, y en la práctica ello se traduce en la posibilidad de realizar más lanzamientos. Es decir, haría viable el negocio del turismo espacial.

Un aterrizaje histórico

En el oeste de Texas, la empresa de transporte espacial Blue Orbit, propiedad del fundador de Amazon Jeff Bezos, se realizó con éxito un despegue y aterrizaje de un cohete reutilizable.

Es la primera vez que se consigue tal hazaña. Anteriormente, cohetes de SpaceX, -compañía de Elon Musk, cofundador de la firma de vehículos eléctricos Tesla-, fracasaron en intentos similares.

Los cohetes reutilizables para hacer turismo espacial, cada vez más cerca
El exitoso aterrizaje impulsa el proyecto de fabricación de cohetes reutilizables. En esta feliz ocasión el cohete cuadruplicó la velocidad del sonido, ascendió 1000 kilómetros y regresó a la plataforma ocho minutos después de haber despegado.

En solo unos minutos consiguió alcanzar el límite entre la atmósfera y el espacio. Nada especial, tratándose de un cohete, pero esta vez cobra una dimensión especial si tenemos en cuenta su objetivo y potencial.

Haber logrado un aterrizaje seguro es la demostración de que el gran negocio del turismo espacial tiene un gran futuro. Pero no solo eso, porque más allá de dar una vuelta por el espacio se pretende avanzar hacia “una presencia duradera en el espacio”.

Así las cosas, los billetes de ida y vuelta al espacio pueden acabar siendo también siendo solo de ida. La maltrecha Tierra podría empezar a respirar si la libramos de tanta presión poblacional. Colonizar nuevos mundos podría acabar significando tener carta blanca para explotar éste sin miedo a nada. Eso sí, por ahora es ciencia ficción.