Los dirigibles de alta resistencia empiezan a surcar los cielos
Hacía décadas que este tipo de vehículos había desaparecido de los cielos de todo el mundo. Tras una serie de catastróficos desastres y, sobre todo, tras comprobar su debilidad y poca seguridad, los dirigibles pasaron a mejor vida.

Hasta ahora. Ayer, el ejército norteamericano probó un nuevo modelo de dirigible con fines -inicialmente- militares que significa el retorno, por todo lo alto, de este tipo de magníficos aparatos. Vamos a examinar a fondo este aparato de más de 100 metros de largo y a ver dos vídeos de su vuelo inaugural.

Han sido dos empresas, Hybrid Air y Northrop Grumman, las encargadas de desarrollar este vehículo para el ejército. Tiene 100 metros de largo y puede aguantar en el aire más de tres semanas a una altura que ronda los 6 mil metros. Han sido diseñados para realizar misiones de espionaje. Sus creadores creen que con 18 aparatos de este estilo podrían vigilar un país entero. La primera prueba tendrá lugar en Afganistán.

Bajo las siglas LEMV (Long Endurance Multi-Intelligence Vehicle) se esconde este aparato mastodóntico. Antes que él, otras empresas diseñaron varios prototipos que, lamentablemente, fracasaron de manera estrepitosa. El dirigible de Lockheed Martin se desinfló durante su vuelo de prueba y el dirigible de Mav-6 fue abandonado antes de que finalizase su construcción. De manera que el ejército norteamericano ha decidido quedarse, al final, con este magnífico aparato.

En el vídeo vemos una prueba que tuvo lugar en la base militar de Lakehurst. El aparato se mantuvo en el cielo más de 90 minutos.

Según ha trascendido, estos vehículos de desplegarán a lo largo del año que viene en los cielos de las zonas en conflicto. La primera, como ya hemos dicho, será Afganistán. Vuelven los dirigibles para quedarse mucho tiempo.