Los excesos del alcohol
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho públicas unas cifras escalofriantes con las que pretende advertir de las graves consecuencias del consumo de bebidas alcohólicas entre la población, y en especial entre los más jóvenes. En su último informe, la OMS ha revelado que el alcohol provoca casi el 4% de las muertes en todo el mundo, lo que equivale a cerca de 2,5 millones de muertes, más que el sida, la tuberculosis o la violencia.

Asimismo, el alcohol es un factor condicionante que provoca numerosas enfermedades y es además un precursor de la violencia. De hecho se sabe que el alcohol está detrás de 60 tipos diferentes de enfermedades tales como la cirrosis hepática e intoxicaciones, además de ser una de las principales causas de accidentes de tráfico y conductas violentas, y se sabe también que puede provocar distintas clases de cáncer como el de laringe, el de mama, el de hígado y el colorrectal, entre otras enfermedades.

La OMS también ha reconocido que beber de forma moderada alcohol puede tener un efecto beneficioso en enfermedades cardíacas, pero no hay que olvidar que la ingesta excesiva de este tipo de bebidas es perjudicial en gran medida para el corazón. El consumo abusivo de alcohol hace que alrededor del 11% de los bebedores tengan episodios fuertes con la bebida cada semana, en especial los jóvenes que son los más afectados. Hay que destacar que los hombres superan considerablemente a las mujeres en cuanto a consumo de alcohol se refiere, siendo ellos los más perjudicados.

Por estos motivos, la OMS considera necesario poner en práctica medidas todavía más restrictivas para frenar el abuso de alcohol, además de desarrollar campañas de concienciación en colegios e institutos. Políticas más restrictivas en estas cuestiones podrían reducir considerablemente las enfermedades, accidentes de tráfico y demás males.