Los misterios del universo
Descubrir los misterios que encierra el Universo siempre ha sido una de las mayores ambiciones de la humanidad. Los agujeros negros, las tormentas solares, las supernovas, extraños planetas similares a la Tierra… son algunos buenos ejemplos de todos los misterios que la comunidad científica aún debe resolver.

Un Universo lleno de contradicciones en el que cada día descubrimos algo nuevo que nos revela otras posibles teorías y realidades. Una de las cuestiones que más sorprenden a los científicos es la rapidez con la que se expande el Universo. Un fenómeno estudiado en innumerables ocasiones que despierta el interés de expertos y de simples aficionados a la astronomía.

En opinión de algunos científicos, esta expansión tiene su origen en la denominada energía oscura, cuya presencia se ha observado en cerca de 200.000 galaxias estudiadas. En la actualidad, los expertos en astronomía consideran a la energía oscura como uno de los grandes misterios de nuestro tiempo, puesto que no se sabe con certeza cuál es su naturaleza física.

Lo que sí saben los científicos es que la energía oscura está distribuida por todo el espacio y es muy probable que sea la culpable de la expansión del Universo. Desde un punto de vista práctico, si una galaxia se encuentra a 100 millones de años luz de nuestro planeta, se aleja de la Tierra a unos 2.000 kilómetros por segundo. Es decir, cuanto más lejos de nosotros se encuentre un cuerpo espacial, más rápidamente se expandirá.

Desde que fue descubierta, la energía oscura ha sido protagonista de buena parte de las investigaciones científicas. La NASA calcula que en el Universo existe alrededor de un 70% de energía oscura, aunque todavía no es posible conocer cuál es su naturaleza física y su posible efecto sobre la expansión del Universo.