Los móviles y el cáncer
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido la existencia de una posible relación entre algunos tipos de cáncer y el uso de los teléfonos móviles, aunque alertan de la necesidad de realizar más pruebas e investigaciones a largo plazo. Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden de una investigación realizada por 31 científicos de 14 países que se han reunido en Lyon (Francia) con motivo del encuentro organizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, que es un departamento perteneciente a la OMS.

De nuevo salta a la palestra el debate de los móviles y sus nefastas consecuencias en la salud de los seres humanos. Según los científicos, los campos de frecuencia electromagnética que desprenden los dispositivos móviles pueden ser la consecuencia de un tipo de cáncer cerebral conocido por los expertos como glioma. Si bien todavía es necesario realizar más investigaciones acerca de la veracidad de estas hipótesis, que demuestren el riesgo de estas radiofrecuencias.

Se trata por lo tanto de una cuestión cada vez más importante, ya que en la actualidad existen más de 5.000 millones de dispositivos repartidos por todo el mundo, y además el número de usuarios aumenta cada año, sobre todo entre los más jóvenes. Por lo tanto es fundamental investigar en profundidad las posibles consecuencias del uso de estos aparatos en la salud de los seres humanos. De hecho, la OMS clasifica en cuatro categorías los posibles riesgos para determinar el riesgo de este tipo de aparatos.

En primer lugar se encuentran los productos carcinógenos y con evidencias claras de riesgo para las personas, mientras que en segundo lugar están aquellos cuyas pruebas sólo existen en investigaciones realizadas con animales. El tercer grupo engloba a los productos inclasificables porque no existen pruebas suficientes, frente al cuarto y último grupo, donde no hay ninguna evidencia segura.