Los objetos más extraños que el ser humano ha enviado al espacio
El espacio es tan vasto que nunca lograremos abarcarlo. Aún así, en nuestro afán de exploración incesante, hemos enviado toda clase de vehículos, sondas y naves con la intención de conocerlo mejor.

También hemos enviado objetos con la esperanza de que alguien, extraterrestres quizá, los encontraran. A continuación recopilamos algunos de los objetos más raros que el ser humano ha enviado al espacio.

Si nos saltamos el fonógrafo de la Voyager y la típica placa que monta la Pioneer, en la que aparecen representados el hombre y la mujer y nuestra posición exacta -en vistas de un posible encuentro-, hay diversos objetos que merece la pena destacar:

Objetos extraños

El astronauta caído: Es la única obra de arte que existe en la luna. Se trata de una figurita de aluminio que representa a un astronauta. Fue colocada en 1971 por los tripulantes de la Apolo 15 como recordatorio para los astronautas muertos en el espacio.

Pelotas de Golf en la Luna: Alan Shepard, comandante de la Apolo 14, se llevó consigo un puñado de pelotas de Golf para disfrutar de dicho deporte en la Luna. De hecho, llegó a realizar un par de golpes con la gravedad lunar y gracias a un palo improvisado.

Los objetos más extraños que el ser humano ha enviado al espacio

El logo de android y varios teléfonos móviles: Google lanzó hace unos años smartphones Android, diseñados y fabrcados por Samsung, a más de 30 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra en 2010 con ayuda de globos meteorológicos. El objetivo, estudiar las funciones de los GPS y los diferentes sensores de los móviles en el espacio. El objetivo secundario: publicitarse.

Un avión de papel con tripulante Playmobil: lanzado desde España, este precario vehículo alcanzó lo confines de la atmósfera y ahora flota por el espacio profundo.

El sable de la guerra de las galaxias: El mismo sable que utilizó Skywalker en el Episodio VI, se lanzó al espacio en la misión STS-120 del Discovery, en el año 2007. Genial.