Los ojos más antiguos del mundo
Más de 515 millones de años de antigüedad, un centímetro de diámetro y 3.000 pequeñas lentes. Así son los ojos más antiguos y complejos del mundo, que pertenecieron a una especie de artrópodo marino. Una de las últimas aportaciones de la revista especializada Nature a la ciencia, cuyo descubrimiento ha tenido lugar en un yacimiento paleontológico situado en el sur de Australia.

Las buenas condiciones de conservación de los restos fósiles han facilitado en gran medida el análisis. En opinión de los científicos, estos antiguos ojos habrían pertenecido a un animal de gran tamaño, tal vez de unos 20 centímetros, activo y cazador. Y por lo que se refiere a las 3.000 lentes que forman los ojos del artrópodo, ayudarían a explicar que el animal tuviera una visión muy aguda, permitiendo ver en ambientes poco luminosos.

Cada una de estas singulares lentes tenía un pixel de resolución visual, lo que quiere decir que en total el artrópodo veía el mundo con una resolución de más de 3.000 píxeles. Si lo comparamos con las características de las libélulas actuales, podemos apreciar una importante fase evolutiva de hace unos 540 y 520 millones de años, que ha provocado la aparición de buena parte de los artrópodos, moluscos, equinodermos o cordados actuales.

Para comprender esta evolución nada mejor que recurrir a un ejemplo. El artrópodo de hace 515 millones de años tenía más de 3.000 píxeles de resolución por cada ojo, frente a los 30.000 de las libélulas actuales, convirtiéndose así en el animal con la visión más aguda conocida hasta el momento.

Recordemos que en el descubrimiento, que ha tenido lugar en el importante yacimiento arqueológico de la localidad australiana de Emu Bay Shale, ha participado también el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. Y los sedimentos de los fósiles se depositaron durante el periodo Cámbrico.