Los perros saben distinguir las emociones humanas
Los amantes de los animales que comparten la vida con un peludo de cuatro patas, cánido, para más detalles, están de vuelta de estas cosas, pero los científicos llevan su camino paralelo en esto de investigar y, como ocurre en este caso, de estudiar las emociones o la inteligencia de los animales.

Que un perro percibe las emociones humanas de alegría y tristeza es algo más que obvio para los primeros, pero la ciencia habla su idioma, y no les vale ese tipo de certezas. En los laboratorios se trabaja de otra manera, y se llega a conclusiones en base a procedimientos pautados y pruebas científicas, aunque haya cuestiones que, como ésta, no sean necesarias para que estemos seguros de que son de una determinada manera.

El enfado les intimida

En esta investigación, científicos del Instituto de Investigación Messerli de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, en Austria, se propusieron averiguar si los perros distinguen las emociones humanas. Concretamente, si saben diferenciar cuando una persona está contenta o enfadada. Para ello, llevaron a cabo un experimento en el que perros de varias razas tenían que llevar a cabo unos ejercicios de asociación de dos partes de unas fotos en las que aparecían personas que les erán conocidas y desconocidas.

Los perros saben distinguir las emociones humanas
Curiosamente, -y algo lógico, por otra parte-, según revelan las conclusiones publicadas en la revista Current Bioogy, los perros mostraron más “entusiasmo” y un mejor aprendizaje con las caras que no estaban enojadas, una reticencia que los científicos interpretaron como señal de reconocimiento emocional en humanos.

Es la primera vez que se consigue demostrar que animales no humanos pueden distinguir emociones nuestras. Ni siquiera se ha logrado con los primates, indiferentes a los sentimientos en los rostros de otras especies.