Los primeros dinosaurios, atrapados por un desierto millones de años
Si queremos encontrar los restos de dinosaurios más antiguos, nuestro destino será el parque de Ischigualasto, en Argentina, donde hace millones de años un inmenso desierto evitó que pudieran extenderse hacia lo que hoy es América del Norte, según ha revelado un nuevo estudio.

Entonces no había continentes, sino una sola masa de tierra que conocemos como Pangea, situado más o menos sobre el ecuador. Allí habitaban los primeros dinosaurios, durante el periodo Triásico, concretamente en la formación Ischigualasto, conformada a consecuencia del calentamiento global.

Extensión en el Jurásico

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), los dinosaurios no pudieron distribuirse tal y como hubiera podido esperarse. No fueron necesarias barreras naturales como los mares o las montañas. Bastó la existencia de este gran desierto para que se vieran atrapados durante millones de años.

El trabajo basa su hipótesis en la diferencia temporal de más de 20 millones de años que hay entre los fósiles de dinosáurios en Sudamérica y los encontrados más hacia el norte. Mientras aquellos datan de hace alrededor de 231 millones de años, en América del Norte los más antiguos tiene 212 millones de años.

Los primeros dinosaurios, atrapados por un desierto millones de años
Los dinosaurios sólo pudieron extenderse por todo el mundo cuando cambiaron las condiciones climáticas y, con ellas, la geografía. En concreto, la reducción del desierto es un momento crucial a partir del que los dinosaurios empezaron a distribuirse, según explican los autores en un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Ello no hubiera sido posible si el clima no hubiera ido enfriándose durante el periodo Jurásico, por lo que de nuevo se confirma que la historia de los dinosaurios y, en fin, la evolución biológica de la Tierra corren de forma paralela a la historia geológica.