Los riesgos de una tormenta solar extrema
Muchas son las noticias que en las últimas semanas y meses han apuntado a un posible aumento de la actividad solar y, en consecuencia, a un aumento funesto de la intensidad de las tormentas solares.

A continuación vamos a repasar los riesgos y efectos de las tormentas extremas que, según se espera, se avecinarán en los próximos meses, y veremos qué se está haciendo para enfrentarlas.

En el año 2010 la NASA y la Comisión Europea realizaron un simulacro de tormenta solar extrema. El experimento falló estrepitosamente demostrando que no estábamos ni estamos en absoluto preparados para enfrentar un fenómeno de dicha magnitud.

Al parecer, amplias zonas de Europa y Estados Unidos sufriría un apagón tecnológico completo. Es decir, las comunicaciones y las centrales energéticas fallarían por completo. El abastecimiento eléctrico cesaría de golpe. En definitiva, un desastre.

Desde el simulacro se empezaron a elaborar estrategias para impedir el desastre, tales como protocolos de desconexión rápida o campañas informativas. En la actualidad, muchos países están preparados para enfrentarse a un desastre de esta magnitud. Pero España no ha hecho nada para prevenir este tipo de catástrofes.

Barak Obama elevó las tormentas solares a la categoría de amenaza nacional en enero de 2012, y su ejecutivo se preparó para afrontar un desastre de esta magnitud. Lo mismo han hecho países como Reino Unido o Alemania, entre tantos otros.

Las posibilidades de que se produzca una tormenta solar extrema están poco claras. Si el gobierno británico cifra el riesgo entre un 5% y un 50%, el gobierno de Estados Unidos lo reduce a un 12%. Aún así, las cifras oscilantes son inseguras y algunos estudios dan por hecho que se va a dar una tormenta solar de alta intensidad.

Lo único que, de momento, ha hecho el gobierno español ha sido la publicación de un Decálogo de buenas prácticas en el caso de Tormenta Solar Severa. La preparación individual para un evento de esta magnitud es fundamental: mantener una reserva de dinero en efectivo, disponer de una fuente de gas y de una fuente potabilizadora de agua, tener alimentos imperecederos disponibles para un mes, etc…

El asunto es más preocupante de lo que parece. Estaremos al tanto para manteneros informados.