Marte esconde enormes reservas de agua en su interior
La sorpresa no ha podido ser más grande. Un artículo publicado en la revista Geology ha desatado toda clase de especulaciones. Parece ser que se han encontrado evidencias indiscutibles de que bajo la superficie de Marte hay enormes reservas de agua. La noticia es importante por dos motivos.

En primer lugar, la existencia de agua sustenta la hipótesis de que en el planeta rojo hay o hubo en algún momento formas de vida. En segundo lugar, de cara a un posible viaje y posterior colonización, la presencia de agua ayudaría a facilitar el asentamiento.

Hace ya mucho tiempo que se especula sobre la posibilidad de que en Marte existieron mares de agua. La observación de la propia superficie así lo indica: existen formaciones geológicas con apariencia de canales, valles fluviales y superficies que bien podrían haber sido, en otra época, fondos marinos. En el año 2003 la sonda Mars Odyssey encontró partículas de agua helada baoj la superficie del planeta y poco después, Phoenix, otra misión marciana, confirmó el hallazgo.

Sin embargo, el estudio publicado por el equipo dirigido por el geólogo Francis McCubbin, profesor de la Universidad de Nuevo México, tiene una importancia destacada. En efecto, se trata del primer estudio que aporta pruebas indiscutibles de que en el interior del planeta hay grandes masas de agua. Casi tanta, en proporción, como en nuestro planeta.

El hallazgo ha podido darse gracias al análisis de dos meteoritos de procedencia marciana. el primero cayó en India en 1865 y el segundo se encontró en 1994 en la Antártida. A partir del análisis de su composición, se ha podido determinar que bajo la corteza terrestre de Marte hay, por lo menos, entre 70 y 300 partes de agua por millón.

Puesto que ambos meteoritos contienen el mismo porcentaje de agua a pesar de sus diferencias, el equipo de investigación ha podido determinar que el agua en Marte apareció en el manto (justo debajo de la corteza) hace ya miles de millones de años, en el momento de la formación del planeta. Parece que, en su momento, la actividad volcánica permitió que el agua aflorara a la superficie. Sin embargo, ahora la superficie carece de agua.

Se trata, sin duda, de un descubrimiento muy importante de cara a la nueva carrera espacial que pronto se inaugurará para colocar al primer ser humano en el planeta rojo. Y de cara a un futuro más lejano, parece que el terreno se allana: no será tan difícil sobrevivir allí. Por lo menos, no será la falta de agua lo que lo impida.