Melanesios: piel oscura, cabello claro
Los melanesios son los nativos de las islas Salomón, situadas en el Pacífico Sur. Estas islas tienen ciertas peculiaridades, como por ejemplo su extraordinaria diversidad lingüística, sin embargo, ninguna es tan llamativa como el contraste entre pelo y piel que presentan muchos de sus habitantes: de piel oscura, tal y como podemos encontrar en muchas zonas de África, lucen sobre sus cabezas unas ensortijadas melenas rubias, como podemos encontrar en muchas zonas del norte europeo.

El origen de ese cabello rubio nunca estuvo claro. Se daba por hecho que era fruto del mestizaje. Con la llegada de los europeos a la zona, se inició un intercambio no sólo cultural y económico y está claro que las mezclas raciales a menudo componen resultados muy llamativos. Sin embargo, esa explicación no llegaba a convencer a nadie. Ni siquiera a los propios melanesios, que argumentaban que el origen estaba en la larga exposición al sol y en la dieta, muy rica en pescado. Pero ni unos ni otros estaban en lo cierto.

Científicos del Centro de Análisis Causal en Epidemiología Traslacional, de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.) decidieron investigar a fondo el asunto y para ello tomaron muestras de saliva a 85 nativos: 43 con pelo rubio y 42 con pelo oscuro. A partir de esas muestras hicieron análisis genéticos cuyas conclusiones, publicadas en la revista ‘Science’, no dejan indiferente.

El pelo rubio en las islas Salomón se desarrolló de forma independiente, de manera similar a como pudo desarrollarse en el norte de Europa. Carlos D. Bustamante, profesor de genética de Stanford, señala la importancia de este hallazgo y la alerta que supone con vistas a los medicamentos de un futuro quizás no muy lejano:

Si vamos a diseñar la próxima generación de tratamientos médicos que utilizan la información genética y no tenemos un espectro muy amplio de las poblaciones incluidas, podríamos beneficiar desproporcionadamente a algunas poblaciones y perjudicar a otras.