Misterios de la luna de Saturno
Casi a diario somos testigo de sorprendes descubrimientos astronómicos que nos acercan un poco más a los misterios de nuestro universo. El más reciente ha sido el análisis de la luna de Saturno, realizado por la sonda Cassini de la Agencia Espacial Norteamericana, la NASA. Una investigación que ha arrojado luz acerca de las misteriosas dunas de Titán, que son tan parecidas a la superficie terrestre primitiva, como en un principio se creía.

Desde un punto de vista práctico, la luna más grande de Saturno, Titán, es un enorme campo de dunas, muy similares a los desiertos del Sahara o de Namibia. Sin embargo, la arena de la superficie de Titán no es completamente homogénea, ya que según los datos facilitados por el radar de la NASA, existen variaciones regionales entre las diferentes dunas de la luna de Saturno.

En total, las dunas cubren el 13% de Titán, y su extensión es comparable a la superficie de un país como Canadá. Asimismo, la NASA también ha descubierto la locación exacta de los campos de dunas, que se sitúan sobre todo en las zonas bajas. Esto sugiere que en las partes más elevadas de Titán no hay suficiente arena como para formar dunas, todo lo contrario que en las tierras más bajas.

Clima y geología de Saturno

Aunque estos datos puedan parecer poco interesantes, son fundamentales para comprender el clima y la geología de la luna de Saturno. Al estar compuestas de hidrocarburos atmosféricos congelados, las dunas pueden ayudar a los científicos a descubrir el ciclo de metano y etano de Titán, que es otro de los grandes objetivos que persigue la comunidad científica. Un pequeño paso que nos acercará a los misterios de Saturno y contribuirá a responder más preguntas acerca del universo.