Montaña enterrada bajo la Antártida
La Tierra esconde un sinfín de misterios que parecen recién salidos de una película de ciencia ficción, y que tienen en jaque a toda la comunidad científica, como es el caso de la extraña evolución de las montañas Gamburtsev. Una impresionante cordillera enterrada bajo una gruesa capa de hielo de la Antártida, y sin aparente explicación.

Con una impresionante longitud de 1.200 kilómetros, esta curiosa formación geográfica ha supuesto una incógnita desde su descubrimiento en 1958. Un dato que sorprende a los científicos es el origen de estas montañas, ya que se encuentran situadas muy lejos de los puntos de contacto de las placas tectónicas, y tampoco parecen ser fruto de ninguna actividad volcánica.

Son muchos los expertos científicos que han estudiado y explorado estas montañas subglaciares de Gamburtsev, localizadas en lo más profundo del océano y bajo una capa de hielo de hasta 3 kilómetros de espesor. Un auténtico regalo de la naturaleza que oculta importantes secretos.

Dos cosas que los geólogos tienen muy claras es que en los últimos mil millones de años se han producido una serie de fenómenos naturales, que han creado las raíces de la corteza terrestre bajo las montañas y la fisura de la Antártida Oriental. Esta fractura de 3.000 kilómetros de largo en la superficie de nuestro planeta, se extiende desde el este de la Antártida hasta la India.

El siguiente paso que llevarán a cabo los científicos será tomar muestras de las rocas de Gamburtsevs. Lo que permitirá a los investigadores descubrir todos los misterios que esconde esta espectacular y desconcertante formación geológica. En el estudio participarán expertos de todos los rincones del planeta, entre ellos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, y del Centro de Investigaciones de la Antártica Británica, que también ha aportado datos sorprendentes, publicados en la revista especializada, Nature.