Nace una nueva isla tras un terremoto en Pakistán
Ocurrió el 24 de septiembre. Un intenso terremoto de magnitud 7,7 azotó el oeste de Pakistán y provocó la muerte de, por lo menos, 350 personas. Además, causó que más de 100.000 personas se quedaran sin hogar.

Pero en medio del desastre humanitario, surgió la curiosidad científica. El satélite Earth Observing-1 detectó, en medio del mar, la formación de una nueva isla a raíz del terremoto. A continuación, todos los detalles.

Según creen los científicos, la isla es un volcán de lodo que se levantó poco después de que tuviera lugar el terremoto, que tuvo su epicentro a 380 kilómetros de distancia.

El tono del color del agua, entre verde y marrón, revela la existencia de un lecho marino poco profundo y de sedimentos en suspensión. Según cálculos aproximativos, la profundidad en torno a la nueva isla es de cerca de 20 metros.

Una isla destinada a desaparecer

Se calcula que la isla tiene de 75 a 90 metros de ancho y que alcanza una altura de entre 15 y 20 metros. Nada desdeñable. Toda su superficie es un amasijo de arena fina, barro y roca sólida. En palabras de Bill Barnhart, geologo estadounidense de gran reputación:

La isla es en realidad una gran pila de barro del fondo marino que fue empujada hacia arriba. Es normal en esta zona del mundo, ya que la geología es la correcta para su formación. Hace falta una capa de gas enterrada bajo presión -metano, dióxido de carbono…- y fluidos. Cuando esa capa se altera por las ondas sísmicas (como un terremoto), los gases y fluidos se precipitan a la superficie, llevándose la roca y el barro con ellos

Por otro lado, se piensa que en la isla se está produciendo un escape continuo de gas natural altamente inflamable. A partir de esos datos se calcula que la vida de esta isla no va a ser muy prolongada. En pocos meses, seguramente, volverá a hundirse en el mar.