Nuestros ojos revelan si sentimos deseo por alguien
Siempre se ha dicho que los ojos son una ventana abierta a nuestras intenciones y nuestra alma. En efecto, desde tiempos inmemoriales, los ojos han sido la clave para medir el interés o el deseo. Sin embargo, no existía constatación científica de que existiera una relación entre ambos elementos.

Pero ahora un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences ha mostrado diversos aspectos sobre el comportamiento de los ojos. Aspectos relacionados con la toma de decisiones, el deseo y otros elementos de interés. Vamos a descubrirlo a continuación.

El estudio ha revelado que antes de dar una respuesta afirmativa a una sugerencia o pregunta, las pupilas se dilatan mucho. En cambio, cuando las pupilas se dilatan menos, optaremos seguramente por la negativa. Lo curioso es que si decimos “sí” en contra de nuestras intenciones, la pupila aún se dilata mucho más.

La dilatación de las pupilas revela en realidad la evolución de todo el proceso de toma de decisiones y también las preferencias de quien la lleva a cabo.

Para realizar dicho estudio, el equipo de investigación midió el tamaño de la pupila de 23 participantes. Se descubrió que la pupila permanecía activa en todo el proceso de toma de decisiones. Cuanto más se dilataba la pupila, más probabilidad había de que la respuesta ante una toma de decisión fuese “sí” o afirmativa.

Las pupilas y el deseo

En cuanto al deseo, las pupilas también pueden indicar cuáles son nuestras preferencias sexuales. Las pupilas, en efecto, se dilatan más cuando ven a personas más atractivas.

Pero, ojo, en el caso de las pupilas de las mujeres, parece que se dilatan de manera más natural y constante, de forma que no resulta fácil saber en qué medida pueden sentir o no sentir deseo hacia nosotros. Desde luego, no se trata de un indicador fiable.