Nuevas formas de estudiar atmósferas primitivas
Los misterios del universo es una de las grandes cuestiones de la humanidad, que más curiosidad e interés despiertan entre la comunidad científica. Y gracias a un nuevo descubrimiento se podrá obtener información acerca de las atmósferas más primitivas y de su situación hace millones de años.

Esto es posible debido a la reacción química producida en la superficie de las partículas de los aerosoles de la atmósfera. Lo que además de proporcionar una fuente de información muy eficaz, sirve como herramienta para conocer en mayor profundidad los principales interrogantes de la evolución del cambio climático y sus efectos en nuestro planeta.

Este sorprendente hallazgo ha sido posible gracias a un grupo de expertos de la Universidad de California en Estados Unidos. La reacción química ha sido estudiada en los laboratorios y ha permitido encontrar una proporción de isótopos de oxígeno muy superior a la esperada en los carbonatos presentes en granos de polvo, aerosoles y otras partículas originarias de distintas partes del mundo.

De esta forma, mediante la presencia de carbonatos presentes en rocas muy antiguas se puede obtener información sobre la atmósfera de la Tierra hace millones de años y en especial de sus niveles de oxígeno. Este nuevo medio de investigación de atmósferas antiguas puede ser mucho más importante de lo que en un principio parecía, ya que permite obtener información de períodos que antes no podían ser estudiados.

Por lo tanto, puede servir para que la comunidad científica se plantee cuestiones determinantes acerca de la atmósfera terrestre que cada vez se vuelve más caliente y da lugar a un incremento de la presencia de los elementos químicos en los aerosoles.

El cambio climático y la situación de nuestra atmósfera cobra cada vez más protagonismo en nuestras vidas, por lo que descubrimientos como este pueden ayudar en gran medida a poner freno a esta situación.