Los nuevos telescopios del programa SETI, preparados para encontrar extraterrestres
El programa SETI para la búsqueda de vida extraterrestre lleva décadas en funcionamiento. Y ahora, tras un período con poco presupuesto, podrá gozar de mejor tecnología para su funcionamiento.

Tanto es así que Duncan Forgan, responsable del Observatorio Real de Edimburgo, ha asegurado que se podría detectar una nave extraterrestre que acercara a una estrella cualquiera. A continuación, todos los detalles.

Al parecer, el programa SETI se servirá del enorme archivo de exoplanetas que se está recopilando en los últimos tiempos. Tratarán de buscar indicios de vida en aquellas estrellas que tengas planetas potencialmente parecidos a la Tierra. Aun así, reconocen que las probabilidades de ver una megaestructura artificial son muy bajas.

¿Cómo se podrían detectar estas naves espaciales? Muy fácil: mediante el mismo método que se utiliza para los exoplanetas. Se reconocerán los objetos a su paso frente a las estrellas estudiadas (aparecerán como pequeños puntos de sombra).

Hasta ahora, la idea era detecta señales de radio provenientes de otras civilizaciones, pero parece que no ha tenido éxito. El nuevo telescopio Lovell, construido en Jodrell Bank, podrá realizar estas nuevas tareas de búsqueda directa.

Los nuevos telescopios del programa SETI, preparados para encontrar extraterrestres

Tecnología ahora más barata

Si la tecnología a principios del 2003 era demasiado cara como para emplearla en la búsqueda de extraterrestres, ahora parece que hay suficientes telescopios que podrían ejecutar estas tareas como mera rutinas. Así describen el nuevo y flamante telescopio Lovell, que forma parte de un conjunto aún mayor:

La matriz de e-MERLIN, que incluye el Telescopio Lovell, está conectada por fibras ópticas y se extiende sobre 217 kilometros de Jodrell Bank a Cambridge. Este enfoque multi-telescopio ofrece un potencial para distinguir las verdaderas señales extraterrestres.

Un paso más para tratar de encontrar otras formas de vida inteligente. ¿Queda poco para que se produzca el gran salto? El misterio está servido. De momento, tan sólo es cuestión de paciencia.