Océano en Marte
La sonda Mars Express de la ESA, Agencia Espacial Europea, ha descubierto pruebas definitivas de que en algún momento del pasado, Marte albergó un océano. Una teoría que han defendido siempre muchos científicos y que ahora podría confirmarse gracias a las increíbles aportaciones realizadas por la tecnología de la ESA.

Desde que comenzó su búsqueda astronómica, la sonda ha recogido importantes datos y magníficas fotografías, pero ninguna de tal magnitud. Los descubrimientos aportados han sido sometidos a un exhaustivo análisis por parte de los científicos de la Universidad de California y del Instituto de Paleontología y Astrofísica de Grenoble.

Según los expertos, estos depósitos sedimentarios pueden ser un nuevo indicio de que en algún momento de la vida de Marte, pudo haber existido un océano. Aunque los descubrimientos van más lejos. Numerosas imágenes tomadas desde naves espaciales, permiten situar las supuestas costas que existían en el planeta, en otra épocas.

Los investigadores juegan con dos posibles teorías que tratarían de explicar estos hallazgos. El primer océano sería de hace 4.000 millones de años, cuando las temperaturas eran más calidas, y el segundo de hace 3.000 millones de años. En esta época el hielo se fundió bajo la superficie y dio lugar a canales de salida que drenaban agua hacia zonas poco elevadas.

El descubrimiento de restos de un posible océano podría sugerir la existencia de algún tipo de forma de vida. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, ya que en un millón de años aproximadamente, el agua podría haberse congelado, evaporado o conservado bajo la superficie del planeta.

Así que los científicos descartan por completo la idea de que además de un océano, también existiera vida en Marte. Un hallazgo que muchos científicos y aficionados a la materia esperan desde hace tiempo, y parece que todavía se resiste.