Otra explicación sobre el origen de los agujeros negros
Un grupo de investigadores españoles ha descubierto una posible explicación a la llamada Erupción de Navidad. Un fenómeno astronómico que tuvo lugar el 25 de diciembre de 2010, y que produjo una gran erupción de rayos gamma de aproximadamente una hora de duración.

En el estudio, que aparece publicado en la revista especializada Nature, expertos en astronomía revelan que una estrella indujo a otra a la muerte. Como consecuencia de este fenómeno se origino un agujero negro, con una masa ligeramente superior a la del Sol y con un diámetro de unos 20 kilómetros.

En la investigación han participado expertos de distintos rincones del planeta, del Instituto de Astrofísica de Andalucía y de la Universidad de Valencia. Un fenómeno que según los científicos puede explicar el famoso misterio de la Erupción de Navidad, que iluminó el universo con una explosión de rayos gamma durante más de media hora.

En opinión de los expertos, esta erupción podría ser el resultado de una estrella de neutrones fusionándose con el núcleo de helio de una estrella gigante, que estarían situadas a unos 5.500 millones de años-luz. Este impresionante fenómeno fue el desencadenante de esa erupción de rayos gamma, el pasado 25 de diciembre de 2010. Una explosión que a su vez provocaría el nacimiento de un nuevo agujero negro.

Lo más sorprendente de este fenómeno es que las propiedades de los rayos gamma surgidos de esta erupción eran muy diferentes, a las conocidas hasta el momento por los astrónomos. En opinión de los expertos, este singular fenómeno podría ser el ejemplo de que existe una nueva forma de crear agujeros negros. Un fenómeno único, ya que nunca antes se tenido constancia de un asesinato estelar como en este sorprendente caso, lo que despierta el interés y la curiosidad de los expertos en astronomía.