Pegomastax africanus, el dinosaurio con colmillos de vampiro y cara de loro
Aquí somos bastante aficionados a los especímenes raros. Hace unas semanas os mostramos el pez cabeza-pene y ahora volvemos a la carga con un nuevo y misterioso animal descubierto en África en lo años 60, el Pegomastax africanus, un dinosaurio herbívoro que vivió en la Tierra hace 200 millones de años y que no ha sido identificado como especie hasta hace unos meses.

Su particularidad: tiene colmillos de vampiro y cara de loro. Ha sido el paleontólogo Paul Sereno quién ha descubierto esta nueva especie. Vamos a conocerle.

Según los cálculos de los paleontólogos, este dinosaurio pesaba menos que un gato y estaba cubierto de cerdas muy similares a las de un puerco-espín.

Paul Sereno describe al dinosaurio como a un animal de cerca de dos metros de largo, extremadamente delgado, cuyo cráneo es realmente una pieza de coleccionismo y extrañeza. Con apenas siete centímetros de largo, el cráneo sobresale en forma de pico de loro e incluye colmillos punzantes que recuerdan vagamente a los de un vampiro.

Es un especímen muy raro. Un comedor de plantas con caninos tan largos no acaba de ser del todo lógico.

Según otros paleontólogos, es posible que el Pegomastax comiera carne o insectos. De modo que, probablemente, no era exclusivamente herbívoro. Otras opiniones sostienen que los caninos servían como una defensa y como un elemento ornamental para competir con otros machos en el plano sexual. Aún así, es posible que se utilizaran para morder o excavar.

Sin duda, se trata de un animal muy extraño del que tenemos muy pocos fósiles. Una suerte de puerco espín de dos patas, ágil y veloz. Una curiosidad más que muestra lo extraño que puede llegar a ser el reino animal.

Pegomastax africanus, el dinosaurio con colmillos de vampiro y cara de loro