Pepper, el robot que conquista los corazones
Pepper, el enternecedor robot que entiende los sentimientos, ahora también es conocido por venderse como las rosquillas. Su salida al mercado no ha posido ser más exitosa. En solo un minuto se ha vendido la primera tirada de 1.000 ejemplares de este simpático androide que va a hacer de oro a sus creadores, la asociación Aldebaran Robotics SAS.

De seguir así, el mundo se va a llenar de Peppers, haciendo buena aquella frase algo curso de “lo que necesitas es amor”. Quizá sea así, es más, quizá no debería caber duda sobre ello, habida cuenta de que el gran atractivo de este androide es su capacidad para ser empático y convertirse en nuestro mejor amigo.

Pepper sabe hacerse querer, pero tenerlo al lado no es barato. Su precio ronda los 1.500 euros. Si ya era toda una estrella cuando estaba en fase experimental, ahora simplemente se los quitan de las manos. Y es que la robótica que se atreve con las emociones y las vende en forma de adorable muñeco está arrasando en ventas.

Un nuevo ejército de Peppers está a punto de seguir conquistando corazones dispuestos a poner la VISA sobre la mesa. Sus ventas están previstas también fuera de Japón, y serán coordinadas por Alibaba y el grupo tecnológico taiwanés Foxconn.

Intenta animarte cuando estás triste

Además de hacer fotos, felicitarte en tu cumpleaños y otras habilidades propias de cualquier aplicación o dispositivo electrónico, Pepper te sigue con la mirada gracias a unos sensores táctiles en manos y cabeza.

Pepper, el robot que conquista los corazones
Su aspecto no intimida. Mide 1,2 metros y pesa 27 kilos, altura y peso de un niño de unos 7 u 8 años, y carece de pies pero articular los brazos y ha sido especialmente diseñado pensando en las familias.

El bueno de Pepper tiene sentido del humor y actúa de forma autónoma a partir de las reacciones y palabras de los humanos. Si detecta que alguien de la familia está triste (analiza el tono de voz y la expresión facial) trata de animarle y gracias a que recibe información a través de la nube, con la que interactúa, sus reacciones van mejorando. Incluso puede compartir sus experiencias con otros modelos Pepper a través de la nube, donde almacena recuerdos durante 20 años. Y, lo mejor de todo, nunca se enfada…