Plantas en peligro de extinción
Las plantas son uno de los seres vivos más importantes de la Tierra, proporcionan aire para que el ser humano pueda respirar, agua potable, alimentos, combustible y medicinas. Sin embargo, el 20% de las plantas se encuentra al borde de la extinción, se unen así al grupo de seres más amenazados del planeta junto con los mamíferos.

Tal y como revela un estudio de la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza (UICN) de Londres, el número total de plantas amenazadas asciende a 380.000 en todo el mundo. El informe apunta a las selvas tropicales como las regiones más amenazadas del mundo, y las plantas de semillas como las especies en mayor peligro.

Los principales culpables de esta situación son los seres humanos en un 81%, mientras que el 19% se debe a amenazas naturales. La agricultura y la ganadería son las actividades humanas, junto con las plantaciones de árboles para zonas urbanas, que han provocado la destrucción de estos hábitats naturales.

En algunas zonas la destrucción de la flora llega a ser alarmante, el continente americano por ejemplo es uno de los más afectados. Más del 90% de la selva Atlántica de Brasil ha sido modificada para satisfacer las necesidades de los seres humanos. Otro de los grandes problemas es que desaparezcan especies aún desconocidas antes de descubrirlas y perder así sus posibles beneficios en medicina.

La situación en España no es mucho mejor que en otros países. En total son 1.221 especies amenazadas, una cifra que ha experimentado un aumentado del 6% en ocho años. 610 especies reciben la categoría de vulnerable, 278 en peligro de extinción y 308 se consideran una amenaza crítica, entre ellas se encuentran el Drago canario, la Manzanilla Real de Sierra Nevada o la Orquídea zueco. A pesar de que la legislación protege a estas especies, su situación no ha mejorado ni mucho menos, por lo que las consideran los seres vivos más amenazados de la geografía española.