Plantas insólitas del mundo
La naturaleza es muy sabia, pero también curiosa y extraordinaria. Y la prueba perfecta la encontramos en algunas especies vegetales de lo más peculiares y asombrosas que dejan con la boca abierta incluso a los más expertos y entendidos en la materia. No sólo llaman especialmente la atención por su rara belleza, sino por sus formas y colores que se alejan en gran medida de las típicas plantas y flores.

Sus características no se asemejan en absoluto a lo que muchos de nosotros estamos acostumbrados. Y aunque en cuestión de gustos, todo es muy relativo, no cabe la menor duda de que estas plantas son insólitas y muy inusuales, y por citar un ejemplo nombraré Hydnora africana. Si quieres descubrir esta planta en su hábitat natural tendrás que viajar hasta el sur de África.

Se trata de una especie que crece bajo tierra, excepto su flor carnosa que surge del suelo y desprende un intenso olor a heces, por lo tanto no resulta difícil de localizar. El motivo principal por el que desprende ese desagradable hedor es para atraer a sus polinizadores naturales, es decir los escarabajos del estiércol. Mientras que la función principal de sus flores es actuar como trampas durante un breve momento cuando entran los animales.

Plantas insólitas del mundo
Otra curiosa planta de lo más desconcertante es Rafflesia arnoldii que puede presumir de ser la más grande del mundo. Su peculiar color rojo pasión y su agujero en el centro de la misma ofrecen un curioso espectáculo que no pasa en absoluto desapercibido. Su residencia se encuentra en los bosques húmedos de Indonesia y en las selvas del sudeste asiático, y lo mejor de todo es que esta especie es capaz de emitir calor y un fuerte y fétido olor a carne podrida, así que mejor será admirar su rara belleza desde una distancia apropiada como sucede con la especie anterior.