¿Por qué se producen los tsumanis?
Los tsunamis son una serie de olas que se generan en el océano u otros cuerpos de agua como consecuencia de un terremoto, de un deslizamiento de tierra, de una erupción volcánica o del impacto de un meteorito. Los terremotos submarinos, que suelen estar provocados por los movimientos de las placas tectónicas de la Tierra, dan lugar a un aumento o un descenso del agua de la superficie. De esta forma, las olas de un tsunami se forman a medida que el agua desplazada trata de volver a su posición.

Los deslizamientos de tierra submarinos pueden dar lugar a grandes terremotos, y provocar a su vez olas de tsunamis que se originan cuando el agua trata de estabilizarse. Mientras que la erupción de volcanes submarinos también puede alcanzar una fuerza suficiente como para provocar grandes columnas de agua, y cuyo resultado sea un tsunami. Otra posibilidad son los impactos de asteroides que perturban el agua de la superficie, en este caso la fuerza de las olas dependerán de la energía que estos cuerpos transmitan al agua.

Los peligros de los tsunamis son muy conocidos por todos nosotros. Algunos detalles sorprendentes son por ejemplo que las olas de un tsunami pueden mover hasta cientos de metros tierra adentro, rocas que pesan toneladas, además de embarcaciones, viviendas y edificaciones. Incluso pueden llegar a cubrir islas enteras en función de la fuerza de sus olas.

Esta palabra que procede del japonés y cuyo significado es gran ola del puerto, ha adquirido un enorme protagonismo en los últimos años, debido a las innumerables catástrofes que causado. La última ha tenido lugar en Japón y ha sido desencadenada por el terremoto más fuerte en la historia del país, una situación que ha llevado a 33 países del Caribe a realizar un simulacro de tsunami, con el fin de poner a prueba el Sistema de Alerta Temprana contra los Tsunamis y otras Amenazas Costeras en el Caribe y Regiones Adyacentes, que fue creado en 2005.