¿Por qué se producen los tsunamis?
Los tsunamis son uno de los fenómenos naturales más devastadores del mundo. Una palabra de origen japonés que se utiliza para describir la impresionante fuerza natural de los océanos, que son capaces de provocar grandes desastres, como el último tsunami que arrasó parte de Japón el pasado 2011, y del que se ha cumplido ya un año.

Un fenómeno marino que demuestra la fuerza y el poder que nace en lo más profundo del océano, que arrastra unas impresionantes y sobrecogedoras olas de gran tamaño y energía. Sin embargo, la pregunta que todo el mundo se hace es ¿por qué se producen los tsunamis?

La respuesta a esta incógnita se encuentra en las fracturas del lecho marino. Cuando el suelo se desplaza, empuja a una gran cantidad de masa de agua, lo que hace que este líquido elemento deba adaptarse al nuevo espacio creado. Sin embargo, su condición de material líquido provoca que toda esa cantidad de agua se eleve por encima del nivel anterior del mar, desplazándose en todas direcciones.

Un fenómeno que ha provocado grandes desastres y pérdidas humanas en diferentes rincones de nuestro planeta, y desde tiempos remotos. Regiones como Lisboa en 1755, que quedó completamente destruida, Alaska en 1958, Nicaragua en 1992, o los más recientes, Chile en 2010 y Japón en 2011, son algunos de los territorios que más han sufrido las terribles consecuencias de la furia que crece en los océanos.

Sin embargo, estos fenómenos son bastante más frecuentes de lo que pensamos, aunque sus efectos no son tan populares porque suelen suceder en regiones de la Tierra que no están pobladas. Un desastre natural que despierta la curiosidad de los aficionados y de los expertos, por la impresionante fuerza y energía de los conjuntos de olas que caracterizan a los tsunamis.