El primer antepasado del ser humano
Son muchas las teorías que tratan de descubrir los secretos del origen y de la evolución de los seres humanos. Una de ellas defiende que el Australopithecus sediba, que vivió en África hace aproximadamente unos 2 millones de años, podría ser el primer antepasado del hombre actual.

Numerosos estudios publicados por la revista especializada Science han aportado interesantes datos acerca de la anatomía de este antiguo homínido, que cuestionan algunas teorías relacionadas con la evolución humana.

Los rasgos primitivos de esta especie eran muy similares a los del ser humano contemporáneo, como por ejemplo una pelvis muy desarrollada desde el punto de vista evolutivo, o unas habilidosas manos capaces de fabricar herramientas. Atendiendo a todos estos aspectos, no hay duda de que el Australopithecus sediba podría convertirse en nuestro primer antepasado.

Más de 80 científicos y expertos en paleontología de todo el mundo han examinado hasta el último detalle los restos fósiles de esta especie, descubriendo una interesante mezcla de rasgos modernos y primitivos que servirían para confirmar este íntimo parentesco con el ser humano moderno. Unas características de simios y humanos en la anatomía del sediba, que ayudarían a comprender el salto del Australopithecus a la generación Homo.

Tanto su diminuto aunque bien desarrollado cerebro, como sus habilidosas manos y una pelvis similar a lo nuestro, son pruebas irrefutables que apuntarían al Australopithecus sediba, como nuestro primer antepasado.

Sin embargo, a pesar de todas estas evidencias, todavía será necesario realizar más análisis y estudios, ya que los constantes descubrimientos científicos que se producen en diferentes regiones del mundo, casi siempre consiguen cambiar el punto de vista de muchas teorías, echando por tierra hipótesis que creíamos verdaderas. Aunque por el momento ninguna otra especie puede quitar el puesto al Australopithecus sediba como nuestro antepasado más antiguo.