Primer descenso al cráter del ‘fin del mundo’
La folie desatada hace unos meses con la aparición de un enorme agujero sobre la tierra en la península de Yamal, bautizado como el cráter del fin del mundo, sigue al rojo vivo, despertando una gran curiosidad. Si primero fue su descubrimiento, ahora ha sido el primer descenso para dar respuestas a las preguntas que surgieron al difundirse las imágenes: por qué y cuándo se ha formado.

Recordemos se trata de un agujero gigante de unos 30 metros de diámetro y una profundidad de alrededor de 70 metros, descubierto a mediados del pasado mes de julio por unos trabajadores de una empresa petrolera que sobrevolaban la zona, al norte de Siberia. Ahora, aprovechando la presencia de hielo, se ha logrado descender hasta la misma base, formada por un lago congelado que está a unos diez metros de profundidad.

Primer descenso: todo un éxito

Científicos del Centro ruso de exploración del Ártico han utilizado un equipo de escalada para descender, lográndolo a la primera, como era de esperar. De hecho, los científicos han esperado a que bajaran las temperaturas y que éste se congelara para bajar con mayor facilidad.

Más allá de las imágenes del crácter congelado y de la toma de muestras, la expedición todavía no puede dar respuestas definitivas a los dos grandes interrogantes apuntados. Tras la toma de muestras y mediciones hemos de esperar a que trabajen con ellas en el laboratorio. Su objetivo es doble: por un lado, confirmar su hipótesis sobre su reciente aparición. Según creen, no tendrá más de dos años de vida.

Primer descenso al cráter del ‘fin del mundo’
Averiguar la causa que lo ha provocado es el mayor misterio. Por ahora, trabajan con la hipótesis que lo atribuye al cambio climático. Básicamente, la ruptura del suelo la habrían producido explosiones subterráneas de gas supuestamente formado a consecuencia del calentamiento global. Aunque el cráter es joven, el gas que lo ha provocado tendría alrededor de 10.000 años. Habría quedado atrapado en el hielo, mezclado con arena y sal cuando ese lugar era un mar.

De confirmarse que esta liberación del gas en forma de explosión ha sido la causante del cráter tendríamos una prueba que confirmaría que el cambio climático es real. Lo extraordinario sería haberse producido de forma tan rápida, concluyen los científicos. Además, este tipo de erupciones podrían ayudar a entender las erupciones submarinas que pueden haber creado el Triángulo de las Bermudas. En ambos casos, ciencia y misterio se confunden…