Protección de datos en Internet
La protección de los datos es uno de los asuntos que más preocupa a los usuarios de Internet. Las redes sociales y profesionales ofrecen cientos de posibilidades a muchas personas pero también abren debates en cuanto a temas de privacidad se refiere.

En este sentido es muy importante proteger la información más personal para que no esté al alcance de cualquiera. Sin embargo por mucho que protejamos o incluso eliminemos nuestra información, vídeos e imágenes, no siempre es una garantía.

Un grupo de expertos de la Universidad de Washington ha investigado la forma de proteger estos datos, destruyéndolos después de que pase cierto tiempo. Tras un periodo de tiempo determinado establecido por el usuario, todas sus comunicaciones electrónicas como el correo, los mensajes de las redes sociales o los mensajes de los chats se destruyen de manera automática.

Esta es una auténtica garantía de protección de informaciones que podrían suponer un serio riesgo para nuestra persona, o bien que sencillamente no queremos que se sepa. La privacidad en Internet es un tema importante y peligroso, puesto que si no tenemos cuidado nuestra información más personal puede estar al alcance de cualquier persona sin escrúpulos.

El prototipo que ha desarrollado la Universidad de Washington es un sistema llamado Vanish y puede establecer un tiempo límite para el texto que subes a cualquier plataforma Web. Una vez que superado ese tiempo, el texto escrito mediante Vanish se autodestruye.

Aunque muchas personas creen que los contenidos que enviamos se eliminan tan sólo haciendo click en el botón de suprimir, esto no es del todo cierto, ya que muchos servicios en Internet archivan los datos por tiempo indefinido, como es el caso del correo electrónico de Google que guarda automáticamente un borrador.

De esta forma, conviene tener en cuenta que en Internet cualquier protección es poca para garantizar nuestra intimidad, lo mejor es restringir el acceso a nuestros datos o subir tan sólo lo más básico, que no pueda comprometernos de ninguna forma.